Sudeste de Europa

La ICMP trabaja estrechamente con los Gobiernos de Bosnia y Herzegovina, la República de Croacia, la República de Serbia, Montenegro y la República de Macedonia de la antigua Yugoslava, así como con Kosovo administrado por la ONU.

Después de haber cesado los conflictos en la antigua Yugoslavia, había 40,000 personas desaparecidas que se asumían muertas Este número incluye los conflictos pertinentes a Croacia, Bosnia y Herzegovina (BiH), y Kosovo así como la crisis en Macedonia en el 2001.  De las aproximadamente 40,000 personas desaparecidas en la región, se estimaba que unas 30,000 se encontraban desaparecidas desde el conflicto de BiH, 5,500 de los conflictos de Croacia, 4,400 del conflicto de Kosovo y 23 personas de la crisis del 2001 en Macedonia.   Hoy el número regional de personas desaparecidas es aproximadamente 14,000 de las cuales 10,000 desaparecieron en el conflicto de BiH, 1,900 del conflicto de Croacia, 2, 000 del conflicto de Kosovo y 13 de Macedonia.

En cuanto a soporte técnico se refiere, la ICMP ha ayudado realizando más  de 16.000 identificaciones de individuos diferentes desde que los laboratorios de ADN entraron en línea en noviembre del 2001. De ese número más de 14,000 tienen que ver con personas desaparecidas de los conflictos de BiH y más de 2,300 tienen que ver con Kosovo, nueve personas de Macedonia y 449 personas a través de un proyecto colectivo con Croatia.  De las más de 14,000 personas identificadas en el contexto de BiH, más de 6,800 Para realizar estas identificaciones basadas en ADN, la ICMP ha recolectado casi 90,000 muestras de sangre de los parientes de las víctimas que representan más de 29,000 individuos desaparecidos. La ICMP también ha recibido y ha analizado más de 53,000 muestras de hueso de los restos mortales de personas recuperados de las fosas comunes en la región.

La carga más difícil de casos es la identificación de los restos de Srebrenica. Como resultado de los intentos realizados por los victimarios de ocultar la evidencia, los cuerpos fueron retirados de sus fosas comunes y re-sepultados en otros lugares. Como consecuencia de esto unas partes de cuerpo se encuentran desarticuladas en numerosos sitios de fosas comunes primarias y secundarias.  La identificación de estos restos mortales es una labor intensa en mano de obra y requiere un acercamiento integrado en el cual el ADN se usa para guiar a los antropólogos forenses en la re-asociación de las partes desarticuladas del cuerpo.   Además, la ICMP o ha supervisado, o ha proporcionado rigurosa ayuda antropológica y arqueológica forense a más de 1,000 sitios de tumbas relacionados al conflicto en BiH, Serbia, Croacia y Macedonia (la ICMP no ha brindado ayuda en la excavación de sitios en Kosovo). En casos dónde los expertos de ICMP han proporcionado ayuda, han preparado informes del resumen de la excavación.

Además, la ICMP ha ayudado construyendo capacidad institucional y redactando la legislación para apoyar a los parientes de las víctimas.   En BiH, la ICMP es co-fundadora, junto con el Consejo de Ministros, del Instituto de Personas Desaparecidas (MPI).   El acuerdo que establece el MPI fue firmado por los co-fundadores en agosto del 2005 y el MPI empezó a operar en el 2007 después del nombramiento de los entes de supervisión estatutarios.   Esto significa que las funciones de la antigua Entidad de BiH (incluyendo los activos, el personal, las operaciones) han sido fusionadas al MIP a nivel del estado.  Se está emprendiendo ahora la búsqueda de las personas desaparecidas del conflicto en BiH sin tener en cuenta el origen étnico, religioso o nacional de la persona.   La ICMP también ha ayudado desarrollando los Archivos Centrales (Centralna evidencija nestalih) para el MPI y donará el software, desarrollado internamente, al MPI para que los Archivos Centrales puedan mantenerse electrónicamente.   Junto con la ICRC, la ICMP ayudó el Consejo de Ministros de BiH a redactar el proyecto de Ley sobre Personas Desaparecidas.   En Kosovo, la ICMP ayudó en la creación de la Comisión inter-ministerial de Kosovo sobre Personas  desaparecidas. Esta iniciativa se basó en modelos que han sido aplicados con éxito en el resto de la región. La Comisión de Kosovo establecerá políticas sustentables y sistemas de coordinación para tratar el problema de los desaparecidos.   La Comisión de Kosovo tiene ahora un Jefe y un co-jefe que representan a las comunidades albanesas y no-albanesas de Kosovo. La ICMP planea además ayudar a la Comisión de Kosovo a crear un registro central de desaparecidos (y se prepara para donar el software que la ICMP creó para ese fin), así como ayudar con la legislación para las familias de los desaparecidos. La ICMP está comprometida en una construcción de capacidad similar en Croacia y Serbia y está trabajando colectivamente con los gobiernos a nivel regional para tratar este problema.

La ICMP trabaja con más de 120 asociaciones de familias de desaparecidos y otras organizaciones de la sociedad civil en la región.   La ICMP busca animar el desarrollo de un gobierno independiente, comprometido y eficaz y los mecanismos de la sociedad civil que puedan contribuir al proceso de búsqueda de la verdad y a manejar los derechos de los parientes sobrevivientes. Los socios locales de la ICMP están pasando ahora de una posición de dependencia en la ICMP a una de mayor autosuficiencia. El programa de iniciativas de la sociedad civil de la ICMP abarca cuatro áreas de prioridad principales; éstas son empoderamiento, trabajo en red (networking), construcción de conciencia, y promoción de entendimiento mutua. Dentro de este contexto la ICMP pone especial énfasis en las siguientes metas primarias:

  • Construir auto-sostenibilidad de asociaciones de familias de desaparecidos;
  • Desarrollar estructuras de coordinación eficaces;
  • Apoyar proyectos conectados a la justicia transicional y al manejo del pasado; y
  • Promover la educación y el conocimiento de los derechos.

La ICMP también ha brindado apoyo a tribunales internacionales y nacionales sobre asuntos relacionados con crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad, genocidio y otros crímenes bajo la ley internacional, en línea con la protección de datos y otros salvaguardas bajo la política de la ICMP.

En el contexto del Sudeste de Europa el trabajo de la ICMP constituye una contribución duradera al proceso de asegurar la paz y a la estabilidad en la región proporcionando un recuento exacto de las atrocidades cometidas y trabajando con las víctimas y construyendo la capacidad de los gobiernos para tratar este problema. La meta de la ICMP en la región de los Balcanes Occidentales es realizar un total de 20,000 identificaciones asistidas por ADN para finales del 2010.   Esto requerirá de fondos sostenibles de los donantes y un compromiso continuado hacia este problema por parte de los gobiernos en la región.