Delegación de El Salvador visita la Comisión Internacional sobre Personas Desaparecidas

Article posted on mayo 15, 2012
Delegation from El Salvador in HQ of the ICMP

Delegation from El Salvador in HQ of the ICMP

Como resultado de la cooperación entre el Centro de Derechos Humanos de la Universidad de California en Berkeley (Center for Human Rights at the University of California, Berkeley), la organización salvadoreña Pro-Búsqueda de Niñas y Niños Desaparecidos y la Comisión Internacional sobre Personas Desaparecidas (ICMP) acogió la celebración de un taller multidisciplinario para una delegación de nueve personas de El Salvador.

La delegación estaba compuesta por representantes de distintas instituciones del Estado como la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, la Comisión Nacional de Búsqueda, la Corte Suprema de Justicia y el Instituto de Medicina Legal, como también por las organizaciones no gubernamentales Pro-Búsqueda de Niñas y Niños Desaparecidos, Tutela Legal del Arzobispado de San Salvador y Centro para la Promoción de los Derechos Humanos Madeleine Lagadec.

Durante la visita, de una semana de duración, los participantes tuvieron la oportunidad de reunirse con expertos de los distintos campos del saber implicados en el proceso de búsqueda, tales como arqueólogos forenses, antropólogos, genetistas pero también representantes de los órganos judiciales, el Instituto de Personas Desaparecidas (MPI) y familiares de personas desaparecidas. Los miembros de la delegación participaron en debates y mesas redondas sobre políticas, establecimiento institucional, legislación específica, el papel de las familias de los desaparecidos y la creación de un archivo central sobre personas desaparecidas.

“El Salvador lucha para tratar un número importante de casos de personas desaparecidas y el hecho de que la delegación haya venido aquí, no solo para visitar la ICMP sino también para visitar las instituciones de Bosnia y Herzegovina y las ONG locales, muestra un compromiso a la hora de intentar tratar esta cuestión”, dijo Kathryne Bomberger, directora general de la ICMP. “Creo que la visita de las personas clave que trabajan en este campo ayudará a El Salvador a avanzar a la hora de afrontar este doloroso tema”.

Según cifras no oficiales, se calcula que el conflicto violento que tuvo lugar en El Salvador, entre 1980 y 1992, produjo la desaparición de unas 8.000 personas, entre ellas, un importante número de niñas y niños así como un número creciente de desaparecidos tras el conflicto por causa del crimen organizado y la migración. Se han creado distintas organizaciones que tratan específicamente la cuestión de las niñas y niños desaparecidos, entre ellos, la Comisión Nacional de Búsqueda y la asociación Pro-Búsqueda.

Según Ester Alvarenga, coordinadora de Pro-Búsqueda, “el propósito de esta visita es conocer en profundidad el trabajo científico que la ICMP realiza para la identificación de personas para adquirir así elementos que permitan continuar el desarrollo de capacidades locales para la búsqueda de los desaparecidos por causa del conflicto armado”.

El Dr. Cristian Orrego, director de Proyectos Forenses del Centro de Derechos Humanos de la Universidad de Berkeley, considera que “la experiencia de esta semana resulta especialmente significativa ya que nos permite discutir sobre la extraordinaria labor y los resultados que la ICMP ha logrado en la última década y que podrían servir de guía a El Salvador”.

El Dr. Florentín Meléndez, coordinador de la Comisión de Modernización de la Corte Suprema de Justicia destacó “la importancia de la cooperación técnica y científica para fortalecer la capacidad de la investigación científica del delito en El Salvador, particularmente del Instituto de Medicina Legal, en los casos de graves violaciones de derechos humanos como los de desaparición forzada de personas y de niños desaparecidos en el país”.

El Departamento de Estado de los EEUU hizo posible esta visita.

Como parte de su mandato, la ICMP aboga por asegurar la cooperación de gobiernos y otras autoridades para localizar e identificar a las personas desaparecidas por causa de conflictos armados, otras hostilidades o violaciones de los derechos humanos, así como para asistirlos en esa tarea. La ICMP fue pionera en el uso de ADN para la identificación a gran escala de personas desaparecidas. Hasta la fecha, la ICMP ha ayudado a identificar mediante métodos científicos a 18.000 personas y su base de datos alberga 150.000 muestras genéticas. La ICMP mantiene la mayor capacidad del mundo en identificación genética por lo que se ha convertido en un centro de asistencia global, no solo para casos de violaciones de derechos humanos sino también en caso de desastres. También ha desarrollado una plataforma informática única llamada fDMS para administrar los complejos datos necesarios y que pone a disposición de los gobiernos.