Recordando a los desaparecidos

Article posted on agosto 30, 2013
Kathryne Bomberger, Directora General de ICMP

Kathryne Bomberger, Directora General de ICMP

En todo el mundo existen millones de casos de personas desaparecidas en conflictos armados y violaciones de derechos humanos. Además, miles de personas se pierden cada año como resultado de los desastres, trata de personas, crimen organizado y otras causas.

Cuando una persona desaparece como resultado de las acciones de estado, estas personas se pueden considerar desaparecidas como consecuencia del delito de desaparición forzada. En tales casos, la incertidumbre sobre el destino de las personas desaparecidas puede obstruir los procesos de paz, la plena aplicación del estado de derecho y puede quebrar la confianza en las instituciones políticas y democráticas. Las medidas eficaces para hacer frente a estos tipos de desapariciones también pueden ayudar a prevenir futuras atrocidades.

El 30 de agosto se reconoce cada vez más en todo el mundo como Día internacional de los desaparecidos. En este día los familiares que perdieron a sus queridos a causa de conflictos armados o violaciones de derechos humanos intentan llamar la atención a este asunto y a asegurar que las autoridades garantizan los derechos legales de los familiares de desaparecidos a descubrir el destino y el paradero de sus desaparecidos seres queridos. Hablan en nombre de sus familiares desaparecidos que no tienen voz con la que pueden exigir la verdad y la justicia.

La iniciativa para conmemorar este día fue tomada por la Federación Latinoamericana de Asociaciones de Familiares de Detenidos-Desaparecidos, que fue fundada en 1981 en Costa Rica y ha sido reconocida globalmente desde entonces. En comparación con 1981, cuando la iniciativa de marcar el día internacional de desaparecidos se puso en marcha por primera vez, existe una diferencia notable en cómo se ha abordado la cuestión de los desaparecidos.

Los recientes avances han sido impulsados en gran parte por los movimientos más amplios en el mundo para construir estados pacíficos a través de estrategias de justicia transicional y las iniciativas de estado de derecho que intentan remediar el legado de conflictos violentos y las violaciones masivas de los derechos humanos. Tales estrategias también han tenido eco en casos de personas desaparecidas en desastres y por otras causas, cuando los accesos forenses basados en ley se convierten en norma. Por otra parte, los avances en el campo de genética, el uso de métodos forenses modernos y la creación de base de datos para seguir los casos de desaparecidos han hecho posible el encuentro y la identificación de personas con un nivel de certeza que no ha sido disponible en el pasado.

Estos avances también son cuantificables. Mas personas se han registrado como desaparecidos en conflictos recientes o desastres, de lo que era caso hace varias décadas. Los conflictos que tuvieron lugar en la ex Yugoslavia durante la década de los 90 son un ejemplo de ellos.

Se estima que 40.000 personas fueron desaparecidas como resultado de conflicto armado, violación de derechos humanos y otras atrocidades. Hoy en día, 70 por ciento de ellos han sido registrados. El esfuerzo sin precedencia de las fuerzas mundiales de policía en orden de registrar las personas desaparecidas en el 2004 en el accidente de Tsunami en Sudeste de Asia es otro ejemplo de cómo juntar recursos a nivel internacional que se tradujo en la contabilización de un significante número de desaparecidos.

Estos avances han tenido su impacto en el desarrollo de los países que salen de un conflicto o después de desastres a gran escala. En regiones donde los países han abordado con éxito el asunto de casos de personas desaparecidos después de conflictos, tales como, entre otros, los países de la ex Yugoslavia, Peru, Argentina, Timor Oriental y África de sur, los países asumen la propiedad de este proceso, se hacen esfuerzos para investigar de adecuadamente los casos y para responsabilizar a los perpetradores que rindan cuenta, la sociedad civil participa activamente y se utilizan los métodos forenses modernos, incluyendo el ADN. Estos factores también han tenido su repercusión importante en juicios penales, el fortalecimiento del estado de derecho y en apoyo a los familiares no solamente en su derecho de saber el paradero y las circunstancias de desaparición, pero también en búsqueda de justicia e indemnizaciones.

Hoy mismo ICMP une a cientos de miles de familiares de personas desaparecidas de los países de Balcanes occidentales, y también el Chipre, Irak, España, Líbano, Kuwait, Libia, Perú, Chile, Argentina, Colombia, Nepal, Guatemala, India, Pakistán, Argelia, El Salvador, Sri Lanka, México, Yemen, Somalia, Sudafrica y muchos otros países por el mundo para rendir homenaje a las personas desaparecidas. Haciendo eso, ICMP junta cientos de miles de familiares de personas desaparecidas para sensibilizar sobre este problema mundial, cuya resolución no es importante solamente en sentido de ofrecer un tipo de cierre para cada familia de los desaparecidos, pero también para la implementación del estado de derecho y el establecimiento de paz y justicia.

ICMP quisiera aprovechar esta oportunidad para anunciar que llevara a cabo una conferencia internacional titulada: “Los desaparecidos: Una Agenda para el futuro” (“The Missing: An Agenda for the Future”), entre el martes, 29 de octubre y viernes 1 de noviembre de 2013 en el Palacio de la Paz en la Haya, Países Bajos.

La conferencia internacional de ICMP será un foro para que los participantes representen a los estados, organizaciones internacionales y no gubernamentales, a las víctimas y grupos de sobrevivientes, el sector privado, al mundo académico y periodistas.

Además de esto, ICMP traerá los responsables políticos de alto nivel, organizaciones de derechos humanos, organizaciones judiciales, organizaciones de defensa y seguridad, organizaciones de respuesta en emergencia, los ministerios i los institutos especializados de todo el mundo para presentar sus opiniones sobre el asunto de personas desaparecidas.

ICMP fue creado en la Cumbre del G-7 en 1996 para trabajar con los gobiernos y otros para ayudarles a localizar y registrar las personas desaparecidas en la guerra de la década de los 90 en la antigua Yugoslavia y posteriormente se le concedió el mandato global para responder a casos de desastres y otras causas.

ICMP proporciona un enfoque integral para ayudar a los gobiernos. Ayuda a construir infraestructuras institucionales de los estados afligidos. Trabaja con la sociedad civil para garantizar su involucrado activo y significativo. Proporciona asistencia técnica a gobiernos para localizar, recuperar e identificar a los desaparecidos. Es compatible con el trabajo del sector judicial.
Como parte de su asistencia técnica, ICMP mantiene el sistema de laboratorio de ADN más eficaz y más grande en el mundo, dedicado exclusivamente a la identificación de personas desaparecidas. La sede de ICMP está en Sarajevo, Bosnia y Herzegovina.

En Sarajevo, a 30 de agosto de 2013
Kathryne Bomberger, Directora General de ICMP